1. Asegúrate que tú estés venciendo las tentaciones.
    • Estudia, medita, memoriza Romanos 6-8
  2. Consagra cada hijo a Dios.
    • Salmo 127:3 – Los hijos son un regalo del SEÑOR; son una recompensa de su parte.
  3. Inculca el temor de Jehová en tus hijos. Proverbios 16:6, 8:13, 9:10.
      • Hazles memorizar los siguientes versículos:
        • Génesis 16:13 – Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?
        • Salmo 139:2, 4, 12; – (2) Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos; (4) Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda; (12) Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.
        • Proverbios 15:3 – Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos. 
        • Proverbios 5:21 – Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas.
        • Jeremías 16:17 – Porque mis ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *