1. No se culpen a sí mismos por el temperamento con el que nació su hijo o hija. Sencillamente, se trata de un niño o niña difícil de manejar, y su tarea consiste en estar a la altura de este reto.

2. Él o ella se hallan en un peligro mayor debido a su inclinación a forzar los límites y saltarse los muros. Van a necesitar el máximo de diligencia y de sabiduría para tratarlo.

3. Si no llegan a comprender su afán de poder y de independencia, pueden agotar sus recursos y hundirse enla culpa. Esono va a beneficiar a nadie.

4. Para los padres que acaban de comenzar: tomen el control sobre sus bebés. Sostengan con firmeza las riendas de la autoridad en los primeros tiempos, y edifiquen una actitud de respeto durante su breve tiempo de oportunidad. Durante los años futuros, van a necesitar cuanto respeto puedan conseguir. Una vez que hayan dejado claro su derecho a mandar, comiencen a conceder la independencia sistemáticamente, año tras año.

5. No dejen que los domine el pánico; ni siquiera durante las tormentas dela adolescencia. Les esperan tiempos mejores.

7. Lo más importante de todo: los exhorto a presentar a sus hijos ante Dios en ferviente oración durante todos los años que estén en su hogar. Estoy convencido de que no hay otra fuente de seguridad y de sabiduría en la crianza de los hijos. No hay suficiente conocimiento en los libros, ni en los míos ni en los de nadie, para contrarrestar la maldad que rodea hoy a nuestros muchachos. Los adolescentes se enfrentan a las drogas, el alcohol, el sexo y el lenguaje indecente dondequiera que van. Y, por supuesto, la presión de sus compañeros sobre ellos es enorme. Los debemos llenar de oración todos los días de su vida. El Dios que hizo a sus hijos oirá sus peticiones. Él ha prometido hacerlo. Al fin y al cabo, Él los ama más que ustedes.

Unas palabras finales: Recuerden que cualquiera puede criar a los niños fáciles. Para guiar a un niño o niña de voluntad firme a través de los años de rebelión, hace falta un profesional capaz de dar mucho amor. Estoy seguro de que ustedes están a la altura de esta tarea.

Si te fue de ayuda este articulo te animo a dar tus comentarios en la parte de abajo y también a visitar mi otro blog: rogerpuma.wordpress.com

Fuente: Artículo adaptado del libro “Respuestas Confiables”, de James Dobson. Publicado por Editorial Unilit.

Quizá te Interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *