No Maltrates tu misma Carne

En su voluntad Dios te dice que te aparte de fornicación. Tu esposa no solo es para el sexo. Dios los unio un una sola carne, por eso tratale bien. Dios te ha dado a una esposa para tratarle en santidad y honor, no en pasión de concupiscencia, es decir no solamente para satisfacer sus…